Pareja cosmica

Pareja cosmica

Los seres humanos somos seres energéticos que pueden metabolizar la ener¬gía ambiental y cósmica. Te¬nemos canales principales y nadis, que son conductos por donde corre dicha ener¬gía, y además poseemos ve¬hículos o cuerpos que, bási¬camente, son: físico, etérico, emocional, mental, de cone-xión y espiritual. De otras vidas que se en¬cuentran alojadas en el vehí¬culo personal, traemos ex¬periencias, que así pasan a otros vehículos inferiores para desarrollar la tarea que nos falta.

Los seres humanos somos seres energéticos que pueden metabolizar la ener­gía ambiental y cósmica. Te­nemos canales principales y nadis, que son conductos por donde corre dicha ener­gía, y además poseemos ve­hículos o cuerpos que, bási­camente, son: físico, etérico, emocional, mental, de cone­xión y espiritual. De otras vidas que se en­cuentran alojadas en el vehí­culo personal, traemos ex­periencias, que así pasan a otros vehículos inferiores para desarrollar la tarea que nos falta.

Dentro de estas experien­cias, están las que se refieren a las relaciones, en particu­lar a la pareja. Por lo tanto, venimos con unos modelos o arquetipos masculino-fe­menino, que tienen determi­nada conformación.

De que se trata la pareja cosmica

Cuando nacemos, ya hemos elegido la pareja de padres que mejor representa esos modelos, de modo que desde la psicología, en apariencia, los hemos aprendido en la in­fancia. Desde el Corazón del Creador se emiten millones de chispas que se agrupan en las mónadas: las almas que pertenecen a una de ellas se denominan Almas Afines; las almas que se dividieron, se llaman Almas Gemelas. Éstas últimas son la Pareja Cósmica. Los seres que viajan por el Universo pueden ser andróginos o complementa­rios: nosotros, como huma­nos, somos complementarios.

Esto significa que desde nues­tro interior, la creación se ori­gina de la unión de ambos complementos. Al perfeccionar e integrar ambos arquetipos, logra­mos la tan ansiada completud. Éste es un estado del ser, que nos hace sentirnos plenos, sin necesidad de encontrar nada en el otro que ilusoriamente nos com­plete o nos "haga feliz". Encontrando la plenitud interna, por añadidura po­dremos encontrar en lo ex­terno a aquella persona que mejor refleje nuestro arque­tipo interno. Esta tarea de encontrar pareja, la verda­dera pareja, es interna, y derrama Luz y Amor en quienes la pueden hallar.

La solidez del vínculo que une a la pareja está en estrecha relación con la biografía de cada uno de sus integrantes, el grado de madurez con que se tomó la decisión, la capacidad de cada uno de los "partenaires" de ponerse en el lugar del otro y de tolerar las frustraciones que conlleva toda vida en común. ¿Cuántos adultos, en lo más íntimo de sus pensamientos, sueñan, como los niños, con un príncipe azul, o imaginan el matrimonio como en los cuentos?
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

La solidez del vínculo que une a la pareja está en estrecha relación con...

La solidez del vínculo que une a la pareja está en...
Cuando el amor ronda, los regalos son una manera de...
Creemos que sólo se podrá incluir al niño en la nueva...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse